Mi vida, guiada siempre por la intuición

Impartiendo mi Taller de monólogos en 2010

Por alguna razón, me atraía la idea de escribir sobre este tema, realizar un recorrido a lo largo de mi vida desde este punto de vista, el de la intuición. Espero que resulte interesante para quienes lo lean.

Cuando yo nací, mi familia vivía en una casa pequeña de alquiler, éramos muchos: entonces ocho hermanos (tres chicas y cinco chicos y mi hermano Rober llegó cinco años después de nacer yo). Desde muy niño, mostré mucha curiosidad y ganas de aprender de la naturaleza, de los demás, de la vida. Y ahora que el mundo está rodeado de personas listísimas que con quince o veinte años se creen que ya lo saben todo, siento que sigo aprendiendo, escuchando y observando siempre sin prejuicios.

En la escuela, una de las decisiones que tomé fue que tenía que ir con intención de aprender, no de estudiar. De esta forma, creo que soy una persona rica no en dinero, pero sí en todo lo que he aprendido en toda mi vida. Y esa riqueza la he conjugado con un desinterés hacia las notas, que siempre he visto como algo subjetivo y en muchos casos una rendición, antes los deseos de profesores/as que no siempre sabían bien lo que estaban evaluando. En la Universidad fue ya el colmo, cuando tuve un profesor ignorante que se prepuso ponerme siempre un 4 en mis exámenes, solo porque ponía lo que yo había investigado y descubierto de muchas fuentes, en vez de sus antiguos y desfasados apuntes. Cuando tuve que elegir entre mi ética y satisfacer los requisitos de aprobado de ese señor, preferí ser fiel a mi forma de pensar. por esa razón, que quedaron solo tres asignaturas para terminar mi carrera de cinco años de Filología Inglesa. Nunca me he arrepentido de la decisión que tomé.

Desde mi adolescencia, he tratado de seguir mis intuiciones en cuanto a mis parejas. Una de ellas es la honestidad, estar siempre con la persona con quien me siento feliz y si ella o yo no lo somos, dejar la pareja. Observando a mis padres y a mis hermanos mayores, descubrí que ellos habían convertido muchos errores que yo no quería en mi vida: el primero, tener hijos rápido, ya, sin pensar. Yo es algo que he evitado y hoy tengo 47 años y sin hijos, algo que prefiero porque he tenido distintas parejas y si hubiera dejado descendencia, hoy serían personas infelices. El segundo error que ellos cometieron es aguantar. Yo he preferido dejar las parejas si no tenían ni presente ni futuro.

Comencé a escribir muy pronto, con ocho o nueve años. y he participado en pocos certámenes. He huído siempre de los atajos, de pagar por publicar, de acercarme a autores/as con renombre, de promover la literatura de otros que no tiene calidad. Mi carrera literaria es extensa e intensa y, sin embargo, nunca he dejado que el ego lo impregne todo, como he visto tantas veces e incluso hoy es casi norma entre muchos autores y autoras mediocres. Siempre he distinguido entre los libros y la literatura y que lo que mucha gente lee son historietas más o menos curiosas, pero no tienen valor literario. Lo malo es que la inmensa mayoría de lectores y lectoras no distinguen y se dejan llevar por las listas de ventas y el éxito supuesto de un libro o el brillo ficticio de un autor/a en cuestión.

Tampoco me he atado a lugares. He vivido en Vizcaya, Vitoria, Alicante, Béjar y Nueva York y siempre he tratado de no estar por estar. Si un lugar no me aportaba todo lo que necesitaba me iba y punto. Empezar de cero es muy complicado, solo lo saben quienes lo han hecho y muchísimo más difícil es si te mudas de un lugar a otro sin contar con un empleo o una red de contactos en tu nueva ciudad. La diferencia es abismal. Yo me he mudado hace unos años, por ejemplo, de Alicante a Béjar, Salamanca sin tener un trabajo. Era consciente de que contaba con el talento y la creatividad suficiente para salir adelante.

Podría seguir este tema con más y más elementos, pero solo me voy a despedir con uno más: entre elegir un trabajo convencional y uno innovador, siempre he elegido el segundo, porque me ha hecho crecer, inventar ideas, desarrollarlas. Y también, cuando he tenido que elegir entre crecer individualmente o hacerlo socialmente, siempre he elegido, como dice este blog en su portada, la palabra que me guía y me define mejor que es compartir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: