La gestión del talento deportivo

Pista de atletismo en un centro educativo en El Bronx, Nueva York

Pista de atletismo en un centro educativo en El Bronx, Nueva York

Ahora que estamos en pleno verano olímpico, entre medalla y medalla quisiera compartiros esta reflexión desde mi experiencia y sobre todo sobre cómo se hacen las cosas en España y en Estados Unidos que es lo que más conozco en el ámbito deportivo de la gestión del talento.

Ni que decir tiene, para empezar, que en España hay mucho más talento del que muestra el medallero tras cada cita olímpica. Pero las cosas no siempre se hacen bien y los resultados saltan a la vista.

Yo tenía diecisiete años. Llevaba corriendo casi cuatro años, de manera atípica, sin un método, sin por ejemplo el modelo de calentamiento+estiramiento+entrenamiento habitual en atletismo. Mis carreras eran terribles. Sobre todo competía en carreras populares o de campo a través, con una salida fulgurante por mi parte y después me adelataba hasta el Tato y llegaba normalmente entre los cinco o diez últimos (de entre más de 50-60).

Una noche, me acerqué y traté de comenzar a entrenar en el equipo de atletismo de un pueblo vecino. El entrenador era bastante peculiar. Me dijo “corre” y yo lo hice a buen ritmo durante un tiempo que se me hizo interminable. Calculo que como tres cuartos de hora después, me dijo que parase. Había una temperatura de 1 o 2 grados bajo cero. Me dijo que era valiente por correr sin chándal, solo con el culote y con unas zapatillas de las baratas, pero que ya tenía muchos inútiles y que no quería uno más. Esto lo dijo junto a sus resignados pupilos. Me dejó helado. Este señor es hoy uno de los máximos responsables del atletismo español. Entiendo los resultados, que están a la altura de su nula calidad humana.

Afortunadamente, en otro pueblo cercano había otro club en el que recalé, el Hércules Hispano Zornotza. Tuve un gran entrenador, José Pereira, que supo enseguida valorar mis ganas de entrenar. Este punto es importante: puede que yo no tviera cualidades de campeón, pero llevaba desde los 13-14 años corriendo con gran disciplina -a pesar de mis peculiares entrenamientos-. Me anotaba cada tiempo que hacía en mis series de entrenamiento, que eran todos los días. En verano, trabajaba en el monte cortando pinos y subía y bajaba del monte con una mochila pesada con lo que comíamos tres personas (mi padre, mi hermano y yo) y subía a paso ligero una pendiente increíble y bajaba por la noche corriendo con la mochilona. Muchas veces, como estaba totalmente oscuro, me tropezaba y caía.

En fin, que a pesar de mis cualidades o la falta de ellas, yo disfrutaba y quería correr por encima de todo. Fui mejorando en las carreras y en una de ellas, en un campo a través embarrado impresionante en Fadura (Getxo) me reconoció en la carrera el entrenador que me había dicho aquellas cosas terribles y se sorprendió de que yo fuera tan bien en la carrera. Al año siguiente corrí mi primer -y por ahora última- media maratón con diecisiete años y mi tiempo fue de 1 hora y 22 minutos.

En fin, que el talento sin un entorno apropiado se termina por aburrir, perder o escapar. Los niños y niñas de hoy y las personas de edad adolescente no tienen aquella paciencia que teníamos nosotros y a la más mínima tiran la toalla, especialmente en atletismo. Los deportes de equipo tienen la desgracia en España de que si le caes bien al entrenador/a de turno te pondrá de titular minutos y si no, serás pasto de banquillo aunque tengas cualidades. Por esa razón prefiero siempre los deportes individuales, en los que puedes progresar mucho sin depender de caprichos y veleidades técnicas.

España podría tener muchos mejores resultados. Lo primero que debería mejorar es la actitud en casa hacia los deportes, que debería ser más motivadora y no tan derrotista. Y no solo deberían apoyarse los deportes típicos (fútbol, baloncesto, ciclismo), sino también otras modalidades. Los colegios dan pena y no digamos ya los institutos y universidades. Y cuidado: no os dejéis llevar por el espejismo del medallero, ya que en España las mujeres practican en la juventud muy poco deporte, lo cual es terrible. Si le sumamos a ello el excesivo tabaquismo femenino, en unos años tendremos una gran crisis de salud cuando estas personas tengan edades avanzadas.

El deporte no es solo resultados y salud, también puede ser una puerta a una nueva vida. Me decía una persona conocida que le gustaría que un familiar suyo pudiera ejercitarse y progresar en su deporte en el cual destaca. Me explicó el tipo de deporte y esa noche dediqué cuatro horas a buscarle recursos. Explico ahora qué supone para mí buscar recursos: en el año 2000, cuando acababa de llegar a la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes en la que después fui subdirector de área creamos El Bibliotecario, un servicio de búsquedas de recursos muy innovador y gratuito que sigue funcionando desde entonces. Cada año recibíamos más de diez mil consultas a las que respondíamos con un completo dossier. Yo a esta amiga le hice lo mismo, una búsqueda increíble de todos los recusos existentes para esta persona. Les puse un mensaje a la persona deportista, a su madre y a su familiar.

Esta persona podría -si se tomara su vida en serio- optar a una beca cuando tenga 18 años en una universidad de Estados Unidos, donde se destinan muchos recursos al deporte -por eso tienen los resultados que tienen-. Con esa beca, esta persona estudiaría gratis (sin pagar los más de 30000 dólares que le cuesta a otra persona) y tendría una gran vida, con dinero de sobra para vivir. Si lo hiciera bien podría llegar a ser olímpica. En España, todo ello sería impensable (salvo que te apellides “Ferrer Salat”). La respuesta que recibí fue el silencio. Dentro de quince o veinte años, esta personita -hoy- dirá aquello de que “si hubiera nacido en otro país, hubiera sido…” . Sin darse cuenta de que no podemos cambiar nuestro lugar de nacimiento, pero sí nuestra ceguera, nuestras autozancadillas y nuestra incapacidad para crecer, que no nos la va a dar nadie si no la tenemos, si no hacemos crecer nosotros/as.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: