La política y la autogestión

TemmaPoliticayAutogestion27junio2016

Ya tuvo lugar la segunda vuelta electoral este domingo y desde que se hicieron públicos los resultados la gente da sus opiniones sobre lo ocurrido.

Yo tengo mis inquietudes políticas y nunca las oculto y siempre he sido una persona incómoda por ejercer mi independencia. Me ha costado muchísimo, desde infinidad de puestos de trabajo que no me han dado hasta todo tipo de desprecios o dificultades por no ser un palmero más en el país de los palmeros. Y esto me ha pasado tanto en el País Vasco como en Castilla y León y en muchas otras regiones. Además, estoy seguro que en muchos lugares de España que me encontraron por internet por cualquiera de mis talleres, cursos o conocimientos, si entraron a mi blog cambiaron de opinión y buscaron algún idiota, amigo o cuñado afín.

Ahora, lo que toca es hablar de la política y de la autogestión, que para eso ese es el título de este tema. Hay una inmensa mayoría de España que no vota. Es la mayoría silenciosa, la de los diez millones de votantes que por alguna razón han tomado esa decisión o no han votado porque no han podido (casi dos millones de españoles en el extranjero). Entre esa cifra gigantesca, hay muchos miles que no votan por distintas razones. La que me interesa remarcar aquí es la de quienes son no votantes por decisión personal, por convicción, que no creen en este curioso sistema democrático o porque no creen directamente en el sistema electoral.

Estas personas pueden ser también anarquistas, es decir, no votan porque creen que la sociedad civil podría o debería organizarse al margen de las instituciones y estructuras del poder. Entre esas personas hay miles que lo dicen y estoy seguro de que solo unos pocos que lo hacen. Esa organización al margen del poder puede ser virtual, pueden también formarse distintos tipos de redes y también se pueden crear colaboraciones que supongan otra forma de vida. Esta es la opción que yo tomo desde hace tiempo, no desde la abstención, sino también desde la participación electoral. Normalmente soy votante y también trato de autogesionar mi vida en torno a proyectos o a formas de funcionar en las que puede integrarse la gente. Este domingo no voté porque estoy en Nueva York, pero en diciembre tuve ocasión de ejercer ese derecho y lo hice.

Mi idea es que hay un margen gigantesco para hacer cosas al margen del poder. No siempre son formas convencionales ni clásicas en mi caso porque no tengo tiempo ni de asambleas ni de reuniones, pero quienes me conocen saben que llevo toda la vida dándome a los demás, siendo innovador a mi manera de muchas formas: creando decenas de proyectos o compartiendo recursos, informaciones, mis viajes y un largo etcétera. Sigo pensando que hay vida y hay esperanza. Creo que mucha gente no sabe cómo hacerlo y yo quisiera ir ampliando este tipo de propuestas en este blog cuando el tiempo me lo permita. Si te resulta interesante este asunto de organizarse de manera alternativa, por favor, inserta un comentario contando dónde estás y si formas o te gustaría formar algo así en tu entorno. Si te suscribes a este blog podrás recibir un mensaje cuando inserte otros temas en el futuro.

Abrazos grandes y como decía Miguel Hernández, “dejadme la esperanza”…

Contacto: juannavidadny@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: