Las bibliotecas como herramientas de dinamización económica

Os recomiendo leer otro tema en el blog, directamente relacionado con este: Ha nacido Bibliotecas para emprender.

Mi vida ha estado siempre vinculada a las bibliotecas. Primero, porque las valoro desde la carencia, porque en mi centro escolar contábamos con una muy grande, pero estaba siempre cerrada y fue un maestro que tuve, gran motivador y creador de fascinación, quien primero creó bibliotecas de aula y después me permitió acceder a la biblioteca escolar a escondidas y me dejó sacar cientos de libros de ella. En mi cuento “El abridor de puertas” le hago a Manuel Cano Martínez el homenaje que se merece por todo lo que hizo conmigo.

¿Por qué razón comienzo a contaros mi vida? Porque para mí las bibliotecas nunca han sido un lugar rutinario, sino un espacio fabuloso, un punto de conocimiento. Mi primera biblioteca pública fue la de un pueblo vecino al mío, Amorevieta. Hace unos años tuve una sorpresa emocionante porque en uno de mis cursos de dinamización de bibliotecas que impartí para ALDEE estaba aquel primer bibliotecario que tuve que me dio la noticia de que yo podía llevarme libros a  casa. Era sólo un niño entonces y me quedé muy sorprendido de que aquella persona que no era mi maestro sino alguien que no me conocía de nada, me hiciera un carnet y me dejara sacar libros, me parecía un gran acto de confianza que pudiera hacerlo.

Las bibliotecas deben ser eso: un lugar de fascinación. Es lo que he tratado de transmitir desde el año 2000 en que he podido dinamizar bibliotecas virtuales, escolares, públicas, en distintos países y formar al personal bibliotecario con la premisa de convertirlas en espacios de actividad cultural, literaria, creativa, espacios de innovación donde la rutina de la gestión de entrada-salida de libros se combine con una cantidad creciente y sorprendente de posibilidades.

Ahora que la situación es económica y muchos malos e ignorantes políticos y gestores horrendos que tenemos en nuestras instituciones ni siquiera conocen las posibilidades tan impresionantes que pueden tener nuestras bibliotecas, debemos reivindicar que no son sólo espacios de lectura, sino que pueden ser mucho más. Tanto como nos dejemos llevar libremente por nuestro talento dinamizador.

En respuesta al tema de blog que mi amigo Pedro Quílez compartió en Facebook titulado “La biblioteca como elemento de reactivación económica“, me apetecía compartir este tema, para proporcionar algunas de las funcionalidades que se me ocurre que pueden tener las nuevas bibliotecas que deseen adaptarse a nuevas dimensiones que se pueden crear. No siempre necesitaremos más personal para hacerlo y no siempre será preciso más presupuesto, algo que espero que sea una buena noticia para la clase política que es tan aficionada a malgastar nuestros recursos en grandes infrastructuras y eventos y después recortar de manera absurda las cosas importantes para la sociedad.

Me ha parecido muy interesante en este blog la recopilación de ideas que ha llevado a cabo María Jesús del Olmo. Me entristece que desgraciadamente vivimos en un país en el que pensamos que sólo es algo realmente innovador y que vale la pena implementar si se ha llevado a cabo en otro país y parece que si lo han hecho, por ejemplo, en Wisconsin o en Oklahoma tiene que ser bueno. Es un error basado de complejo de inferioridad, pero de él podemos extraer algo bueno: nuestras autoridades se dejan impresionar por esas ideas foráneas. El segundo paso es que aprendan a valorar también las ideas locales que te presente una persona que te esté regalando una  gran idea que podría ser incluso mejor que las que ya se han creado en otro país.

Para mí es esencial convertir inicialmente todas las bibliotecas en espacios de actividad cultural. Y cuando digo todas incluyo las públicas, escolares y también las privadas. Durante dos años estuve realizando actividades de dinamización en la maravillosa red de Espacios para la lectura de Caja Madrid, hoy Bankia. No sé cuántas seguirán abiertas, pero les veo un potencial impresionante para convertirlas en puntos de encuentro a todos los niveles. También he desarrollado actividades en las bibliotecas públicas, por ejemplo, que organiza el Centro Andaluz de las Letras o la Diputación Provincial de Zaragoza y no tengo que decir que sería genial que con el tiempo se destinasen también  recursos a la formacción o a programas de implementación de este nuevo tipo de Bibliotecas para Emprender.

Desde el año 2000, he formado a profesorado y personal bibliotecario de centros escolares y bibliotecas y una de mis premisas fundamentales ha sido siempre que podemos hacer muchas cosas sin necesitar más personal contratado, haciendo un buen programa de Dinamización de Bibliotecas. Si nos abrimos al talento y ganas de colaborar de nuestros usuarios/as, podríamos convertir esa biblioteca cuyo persona bibliotecario está totalmente sobrepasado por sus actividades y no puede hacer nada más y que también está hastiado de tanto recibir negativas cuando presenta propuestas. La dinamización de bibliotecas tal y como yo la entiendo y promuevo no consiste en echar mano de una base de datos y que alguien venga a realizar un taller o sesión de animación lectora, sino contar con muchas personas que puedan convertir la biblioteca en todo un centro de encuentro, crecimiento y trabajo. Se pueden hacer talleres, charlas, asesoramientos recíprocos, centros de trueque y bien común, espacios para emprender, repositorios de wikis,  tutoriales, ebooks para emprender, utilidades y temas de blog interesantes…

La mayoría de las funciones y labores podrían ser además muy valiosas porque se podrían convertir en herramientas virtuales, acumulativas y de gran proyección. Por ejemplo, si un ayuntamiento o universidad tuviera la clarividencia de apoyar un proyecto así en su red de bibliotecas públicas, no debería gastarse mucho dinero y en contraposición podrían ser un punto de innovación en el mapa, todo un referente para otras instituciones que están buscando desarrollar proyectos similares. Igual que la Universidad de Alicante ha sido desde el año 99 un referente mundial gracias al proyecto Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, la biblioteca virtual pionera en la  que fui Subdirector de Área que ha servido de referente a muchos proyectos similares en todo el mundo, muchas otras instituciones podrían crear algo muy innovador en sus bibliotecas sin necesitar muchos medios, simplemente uniendo recursos, sinergias, generando y tejiendo redes de colaboraciones.

Para innovar hay que mirar siempre más allá. No podemos quedarnos en las ideas que leamos, las que nos lleguen o las que seamos capaces de generar como personal bibliotecario. Es lo que hizo la Cervantesvirtual cuando sin conocerme de nada escucharon mis propuestas y me dejaron aportar tantas ideas y proyectos. La mayoría eran muy innovadoras, proyectos que no se estaban desarrollando y alguien tenía que llegar el primero. Lo mismo creo que sucede con estos proyectos de dinamización de bibliotecas para convertirlas en motores económicos.

Estoy de acuerdo en que los tres pilares pueden ser un punto clave para apoyar a quienes buscan empleo, también un espacio para implantarse y desarrollar emprendimientos y por último, un lugar en el que colaborar (el famoso coworking). Mi tendencia suele ser mezclarlo y combinarlo todo y por eso creo que puede haber personas jubiladas que aporten su experiencia en los tres ámbitos y que a cambio reciban formación. Que puedan aprender a crear proyectos de contenidos en internet, nuevas herramientas de trabajo, recursos, etc.

Me interesan muchas de las nuevas aristas que se pueden crear. Por ejemplo, me parece fascinante el voluntariado de innovación formado por escolares, los equipos de trabajo  formados por adolescentes que reciban formación, estímulos y conozcan herramientas para emprender e innovar. Un país que quiere salir de una situación económica, ética y social tan terrible como la que tenemos sólo puede conseguirlo si genera ciudadanos/as creativos, emprendedores/as y con unas grandes dosis de innovación. Necesitaremos personas dispuestas a aprender y generar proyectos globalmente, a arriesgarse, trabajar en equipos virtuales que funcionen en todo el mundo y que sepan aportar valor a los proyectos.

Si se generan proyectos en los que innovar no sea sólo una etiqueta sino una forma de vida, podremos darle la vuelta al calcetín y miles de personas podrán aportar valor a este cambio de paradigmas. Esa nueva forma de vida es la que estamos tratando de crear con nuestro proyecto Vivituri.com que pone a disposición de personas innovadoras y emprendedoras una vivienda social en alquiler con opción de compra y una serie de servicios y puntos de creación que muy bien podrían aportarlos las bibliotecas.

Se debe acabar por fin con aquella mentalidad de quienes trabajan que consiste en estar 8 horas en el mismo lugar haciendo casi nada y que al final del mes te paguen por ello. Se está creando una nueva sociedad, llena de oportunidades y nuevas funcionalidades. La biblioteca es un espacio donde se podrá crecer, crear, innovar y emprender. Me alegrará mucho saber que en España se comienza a desarrollar este tipo de proyectos, sean copias de otros creados en Delaware o en Alcobendas. Ahora vivo más meses en Nueva York que en mi querida España, pero quienes me conocen saben que soy un torrente inagotable de ideas y propuestas que pueden desarrollarse tanto con mi presencia como desde la virtualidad. Contactadme sin problemas y hablamos: navidada@juannavidad.com

Únete a la página de Facebook que hemos creado para Bibliotecas para emprender.

Conoce todos los temas de este blog sobre el tema Bibliotecas para emprender.

Anuncios

5 comentarios

  1. Carmen Páez · · Responder

    Muy interesante Juan, siempre ha sido una premisa en la educación de mis hijos, la biblioteca como herramenta complementaria a su educación. Recomendaré esta lectura. Un abrazo.
    Carmen

    1. Cierto, Carmen. Es justo lo que siempre he pensado, que es fundamental educar en la animación lectora y que las bibliotecas tienen un papel fundamental en nuestras vidas y nos permiten crecer desde que nacemos hasta el final de nuestros días. Muchas gracias por comentar. Saludos cordiales, JN

  2. Me ha encantado tu entrada Juan! es sorprendente ver la cantidad de cosas que estás siempre haciendo y pensando.
    Tienes razón en la visión acomplejada de muchas de nuestras autoridades; si algo no se hace antes fuera, aquí no suelen atreverse a probar. Sí sé que este tema les interesa, al menos en Madrid. En marzo dio una serie de conferencias muy interesantes Kerwin Pilgrim, de la BP de Brooklyn y ha generado mucho debate; por ejemplo, los de Madrid Emprende hablan de ello y la biblioteca Luis Martín Santos está organizando seminarios para emprendedores desde la biblioteca. Creo, de verdad,que hay un caldo de cultivo que igual nos sorprende con alguna actuación, o eso espero 😉
    Me ha gustado mucho tu concepto “bibliotecas para emprender” creo que es un buen nombre para vender la burra o, en este caso, la yegua purasangre.
    Sobre los tres puntos que menciono, efectivamente en EE UU va todo mezclado la mayoría de las veces, así que son un punto de llegada tras mi análisis de la situación, no un punto de partida.
    Aquí, además, nos faltan muchos peldaños que en EE UU ya han tendido como los FabLabs, los YouMedia o los MaKer Spaces en las bibliotecas; con ellos cuentan también para respaldar a los autónomos y PYMES. Bien es verdad que estos centros sí que suponen un gran desembolso.
    En fin debatir, pensar y aportar ideas es paso previo a cualquier desarrollo, ojalá empecemos a ver en España “bibliotecas para emprender” dentro de las públicas, como ya hemos empezado a ver Maker spaces, como el de St Joan de Alicante.
    Te animo Juan a que nos dinamices a todos y nos ayudes a llevar adelante este empeño.
    Gracias!

    1. Hola de nuevo María Jesús,
      tu comentario para mí es como un globo gigante lleno de oxígeno puro para mí. No sabes cómo te agradezco tus palabras. Llevo desde el año 2000 que comencé dinamizando algo tan grande y estimulante como la Cervantesvirtual.com creando, diseñando, formando, imaginando como hacéis con vuestro blog cómo podrían ser las bibliotecas. Es un trabajo precioso, lo disfruto porque para mí cada biblioteca es un paraíso aunque sólo tenga una silla y un libro.

      Sería genial que alguien recogiera el testigo. Desde ahora seguiré con “Bibliotecas para emprender”, primero motivando esa necesidad y esa herramienta que se puede crear y ya estoy diseñando programas, estrategias, contenidos, dinámicas… Creo que es una vuelta de tuerca a la dinamización de bibliotecas basada en el voluntariado de bibliotecas, pero llevándolo más allá a motivar para emprender, al mundo del empleo, la empresa, el cotrabajo y mucho más…

      Voy a seguir dando pasos adelante en todo este desarrollo. Nada me haría más feliz que poder aplicar todo este esfuerzo lo más pronto posible. Creo que todo el talento que existe en España podría dirigirse a encontrar soluciones creativas como estas. Quienes me siguen en Facebook saben que soy una persona siempre resistente a la intemperie, siempre positiva y estoy generando ideas nuevas continuamente 🙂 Ya nos iremos contactando y te/os voy compartiendo todo lo se vaya consiguiendo…

      Un abrazo grande y esperanzador,
      Juan Navidad

  3. […] en este blog o en Facebook, sabéis que estoy desarrollando Bibliotecas para emprender. Si lees el primer tema que escribí en este blog sobre este asunto,  verás que el origen está en unas jornadas que se organizaron en la Universidad Complutense […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: