Demagogias las justas

Desde Nueva York trato de estar al día de todo lo que pasa en la tierra que me vio nacer. Y confieso que estoy hasta el gorro de escuchar muchas de las estupideces que uno tiene que aguantar cuando acude a los medios de comunicación españoles para informarse. Si hay algo que tienen en común quienes están en la ultraderecha o quienes viven apesebrados por la falsa izquierda es una barbaridad que pone en duda la inteligencia de la ciudadanía y se está pronunciando mucho y no por ello va a acabar por hacerse realidad. Nadie está reclamando la llegada del fascismo ni de una dictadura ni el populismo ni nada raro.

Que estamos viviendo en una falsa democracia es una verdad como que los dos partidos principales nos han tomado el pelo especialmente en los últimos diez años. Se han burlado por ejemplo de las empresas innovadoras e inversores que trataron de apostar por las energías renovables, están insultando a las familias, jubilados, autónomos, mujeres, funcionarios/as, personas trabajadoras y desempleados/as, jóvenes y casi todos los grupos sociales que no entran en la lista.

Que la clase privilegiada de los dos grandes partidos están destrozando España de principio a fin es una realidad que nadie puede negar. Muchas personas dudamos que este que sufrimos sea un verdadero sistema democrático, porque todo se hace a  espaldas de los ciudadanos/as, en contra de los programas electorales que nos muestran para que les votemos y además el clima de impunidad, con continuos casos de corrupción que se cierran en falso, jueces despreciados o tutelados, violencia en las calles que queda impune o incluso banqueros o torturadores con casos terribles que se han saldado con los culpables amnistiados por el Consejo de Ministros.

Y tenemos que ser claros: en la mayoría de los casos PP y PSOE son la misma cosa. Estoy hasta las cejas de escuchar a quienes se dicen socialistas decir que el PP es muy malo cuando el PSOE está dando cada semana a sus posibles votantes decenas de razones para que dejen de hacerlo. Hace siglos que no son ni socialistas ni de izquierdas. El SOE para recuperar sus votos tendría que dar un giro y unos cambios que asustan a sus líderes, pero es o eso o la extinción lenta e inexorable, como le pasara a UCD.

¿Tenemos que mirar para otro lado, actuar como borregos, seguir emigrando o rendirnos a sus principios caciquistas o podemos exigir una verdadera democracia participativa? Lo que pedimos es una verdadera democracia, no el principio de ningún nuevo régimen. Me parece que la demagogia es siempre un insulto y ahora que hay tanta gente sufriendo por la política nefasta que se hace, esas palabras pasan a la categoría de desprecio y falta de respeto. La ciudadanía debería tener un papel fundamental en el cambio necesario que hay que llevar a cabo en nuestra sociedad y se nos trata siempre como cachorros sin destetar o bebés que no saben nada y sólo pueden entender la realidad si los medios nos la filtran con su ideología o los políticos nos la ocultan con su lamentable “pedagogía”.

Contacto: navidad@juannavidad.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: