Superando la fijación y la pobreza de lo local y lo presencial

Este es otro de esos temas que llevo tiempo dando vueltas y buscando el momento ideal para desarrollarlo y compartirlo en este blog. Cada día veo proyectos de empresas, instituciones y universidades que no se han enterado de que estamos en el siglo XXI. Crean servicios, convocatorias, sistemas de ayudas o premios en los que sólo pueden participar las personas nacidas o residentes en ese lugar. Me recuerda mucho a los certámenes literarios que hacen en muchos pueblitos y es sólo para los vecinos. No se dan cuenta de que ese certamen es una tarjeta de presentación que, a muy bajo precio, llevan el nombre de esa localidad por todas partes.

Lo que pienso que debería hacerse es, lo más importante, que todo sea abierto, es decir, que puedan participar personas de todas partes. Si se trata de un concurso de ideas para crear empresas, que se le dé una parte a quienes ganen -se puede poner un premio local – y el resto si deciden montar una empresa en el lugar. Puede ser la ocasión ideal para aumentar la competitividad de un lugar y para atraer talento. Estoy seguro que por esas dos razones la mayoría de los sitios seguirán sin hacerlo, porque no les interesa, porque ya tienen predeterminados quiénes van a recibir los premios, pero, por si acaso, yo os doy mi punto de vista.

Además, creo que sería muy interesante articular soluciones mixtas, que combinen lo presencial con lo virtual. Hay mucho talento oculto en todas partes, que está esperando la ocasión de mostrarse y participar en modelos a distancia. Por ejemplo, si una universidad o institución pública crea una plataforma virtual de proyectos basados en aplicaciones móviles, podrían buscar localmente quienes la dotaran de contenidos y una persona que dirija el proyecto y de otras personas de todo el mundo que aporten sus conocimientos generando esas aplicaciones.

Termino con un ejemplo de la diferencia entre hacer las cosas mal y cuando se abren y mejoran. Se van a cumplir diez años desde que llegué a vivir a Béjar, Salamanca, donde tengo mi casa cuando estoy en España. Cuando llegué había varios certámenes de poesía y relato que apenas tenían participación porque no se les daba difusión. Casi siempre ganaban los mismos. El concejal de cultura del ayuntamiento de entonces, me dijo que iban a crear un concurso de cartas de amor. Yo entonces, gratuitamente, le hice una difusión del certamen tan amplia que el primer año participaron cerca de 200 cartas y el año siguiente llegamos casi a las 400. Por supuesto, ganaron obras de gran calidad, el premio sirvió para difundir en todas partes el nombre de Béjar y todas las partes salieron ganando.

Contacto: navidad@juannavidad.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: