La preparación para el neorruralismo

Este tema podría ser mucho más extenso, pero me conformo con que sea el comienzo de una reflexión para todas las personas que están pensando o están dando el paso para irse a vivir de las ciudades a los pueblos.

Estoy viendo muchas iniciativas y proyectos de personas con muy buena voluntad, pero no siempre bien encaminadas, para aconsejar a los y las futuras neorrurales a que su experiencia sea satisfactoria. No es sólo un cambio de casa, sino de vida. Y yo siempre digo que las personas deben estar bien informadas y con todos los elementos sobre la mesa, para decidir si desean dar ese paso.

Lo primero que se le debe tener al mundo rural es respeto. Igual que nos tomamos muchas molestias, estudiamos idiomas, leemos y realizamos toda clase de trámites y adaptaciones para ir a vivir y trabajar a otro país, por ejemplo, a Canadá, Australia o a los Estados Unidos, noto que irse a vivir a un pueblo, no es considerado un cambio de la misma magnitud, cuando sí que puede serlo.

Una de las cosas qu deberíamos hacer es planificarnos bien y pensar en todo. A quienes vivan en el sur o cerca del mar y se vayan al interior, yo no les recomiendo que se muden en otoño o el invierno. En ese caso van a necesitar dos adaptaciones y puede desanimar a mucha gente. En el caso de que se trate de una familia o personas con hijos/as, recomiendo el mes de junio, cuando se acaban las clases y así tenemos el verano para ir conociendo la nueva comarca y en septiembre se pueden comenzar las clases y nuestro ritmo de vida con normalidad. Si tenemos dinero, puede ser genial que nuestra casa o piso tenga calefacción de gas o eléctrica, pero si nuestro prespuesto no es muy alto, no es mala idea buscar casas que tengan también estufas de leña que podamos conseguir nosotros mismos/as en el monte.

Otro tema que estoy viendo con demasiada frecuencia, tristemente, es la gente que se va al pueblo, con desesperación, sin dinero, ni para pagar una alquiler y su fianza o ni para comer. Creo que es algo propio del momento de penurias que muchas personas están pasando, pero no es bueno dar el salto sin unas condiciones un poco mejores. No podemos tratar a los pueblos con desprecio, darle la espalda como a ese amigo al que luego le pedimos dinero para que nos saque de lo problemas. No hablo desde fuera de todo esto porque llevo muchas años viviendo independizado de mis padres y he tenido toda clase de situaciones límite y, sinceramente, es mejor solventar nuestros problemas más graves en la ciudad y dar el paso cuando estemos un poco mejor que arriesgarnos a pasarlo mucho peor de lo que estamos. No es broma, podemos acabar en la mendicidad.

Es necesario aprender a buscar empleo. Lo de ir por ahí, dando lástima, diciendo que estamos dispuestos a trabajar “en lo que sea”, yendo a los sitios sin un currículum o una tarjeta no ayuda. Tampoco creo que se ético utilizar a los hijos/as como argumento para encontrar empleo, no lo recomiendo a nadie. Las veces que he necesitado contratar a alguien, he desechado automáticamente a quienes utilizaban ese argumento. Si quiero contratar a alguien será por su valía, no por sus cargas familiares.

Otro tema muy interesante es que el medio rural es muy distinto al urbano. Son casi infinitas las posibilidades que tenemos de conseguir recursos de todo tipo: leña, fruta, verdura, setas, pesca… Si sabemos crear una buena red de colaboraciones con nuestros vecinos/as, las posibilidades se multiplican mucho más. La generosidad es muy interesante, mucho más que el trueque. Las personas buenas, siempre van a saber recompensarnos bien todos nuestros gestos. El trueque interesado y rígido: “yo te doy esto, para que tú me des lo otro, pero sólo por eso”, no lo recomiendo. Las personas que nos decepcionen o nos fallen, no las tenemos en cuenta en el futuro y listo. Pero ya digo que es fundamental no utilizar a las personas ni seleccionarlas sólo por sus recursos, medios o por el interés. Tenemos que aprender y darnos cuenta de que, en la ciudad, las personas somos objetos de usar y tirar, pero en los pueblos no es así.

Si vamos a vivir en pueblos, necesitaremos carnet de conducir y coche. Una bicicleta puede estar bien, si tenemos trabajo cerca, pero suele ser algo improbable. Si no tenemos medio de transporte y vivimos en un lugar muy aislado y sin apenas vecinos/as, las posibilidades de encontrar empleo se reducen o puede que nos exploten abusando de nuestra necesidad.

Otro elemento que yo creo fundamental es que elijamos bien el pueblo. Puede que ver una aldea rodeada de nada y lejísimos de otro pueblo mediano sea todo un alivio cuando salimos un par de días de una ciudad, pero, en el medio plazo, será un cementerio para nosotros si vivimos todo el año en ella. Recomiendo pueblos en valles verdes, con agricultura, cerca y rodeados de montañas, con agua abundante, bosques, evitando siempre esas comarcas que sólo son secarrales en que sólo se cultiva productos de secano, que no necesitan mano de obra.

La autosuficiencia es posible, por supuesto, pero no es fácil. Tendremos que aprender de todo. Muchas veces pensamos de manera equivocada que, para cultivar un huerto, por ejemplo, necesitamos comprar o alquilar un terreno, cuando podemos hacerlo en uno que nos cedan a cambio de algo de nuestra producción o porque les hemos alquilado la vivienda a los mismos dueños. Si somos gente abierta, curiosa y sabemos desenvolvernos, podremos ayudar a personas mayores que tienen olivos y no pueden recoger la cosecha a hacerlo cuando llega el momento y, a cambio, en vez de un jornal, podremos tener aceite de oliva de gran calidad, para todo el año. Lo mismo se puede decir de castañas, leña, pan, embutidos, patatas, fruta, etc.

Como comenzaba diciendo, el salto a lo rural nos obliga a aprender, cambiar nuestra visión normalmente demasiado individualista y egoísta que se tiene en las ciudades y es bueno aprender a aceptar a las personas tal y como son, sin hablar mal de quien no está presente, ni esperar que cada cual nos tenga que dar forzosamente todo aquello que necesitamos, como si fueran marionetas.

Si tenéis alguna pregunta, escribidme a navidad@juannavidad.com o estoy en Facebook en wwww.facebook.com/juannavidadfb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: