Alternativas a la falsa democracia y el 15-M

El movimiento 15-M tuvo un momento clave para mí cuando leí la transcripción de la intervención de un señor que se acercó a la Acampada de Sol y le dejaron hablar. Muchos se preguntaron quién coño sería ese señor de barbas que decía cosas tan disparatadas. Quienes no conocían a Agustín García Calvo y no se enteraron mucho de las implicaciones de su participación, la verdad es que flaco favor hacen al proceso de reflexión que todo movimiento debe tener.

Se supone que el 15-M surge por la cantidad ingente de problemas que el sistema no sólo no soluciona, sino que, en la mayor parte de los casos, son creados, alimentados y  promovidos por el propio sistema. Contra una democracia imperfecta, se trata de buscar alternativas y es a la hora de votarlas o decidirlas cuando creo que este sistema nuevo hace aguas: ¿quién puede votarlas? quien se encuentra en ese preciso momento en la asamblea. Quienes tengan que ir a trabajar, o tengan cosas que hacer o no podían estar por alguna razón, quedan excluídos. Se convierte en una democracia del azar o del voto ocasional. Me recuerda a lo que me contaron hace años que pasó en un partido pequeño en el País Vasco que convocó por correo postal para el mismo día a sus afiliados a una reunión a la que sólo acudieron los dos o tres que se querían repartir los puestos en las listas.

Hace años conocí a una persona que le gustaba escribir.  Me dijo algo que me marcó desde entonces. Teníamos los dos poco más de 20 años. Esa persona me dijo que iba a dedicarse a escribir cuando se jubilara  y que, mientras, buscaría irse formando poco a poco, es decir, pensaba que la vida era una formación para hacer las cosas más importantes -en este caso escribir-, cuando llegase la jubilación. A mí me pareció bastante descorazonador, pero estudiando a muchas personas a mi alrededor que escriben, veo que quienes más tiempo tienen y pueden dedicarse a ello son personas jubiladas. Un peligro que tenemos es que, a la política y a la participación pública, puedan dedicarse sólo las personas con mucho tiempo libre.

A modo de conclusión, si no me interesan los dos grandes partidos, ni la maraña de votos nulos, blancos o la abstención que se confunde con los partidos minoritarios que no tienen posibilidades, creo que soy una de tantas personas que está a punto de formar parte de un sistema paralelo que se manifieste con un no-voto y que genere alternativas a través de la sociedad civil, proponiendo ideas y propuestas, como siempre, a los cuatro vientos y para todo el mundo. Porque para mí, como para tantos otros,  el 15-M ya existía hace muchos años, cuando tanta gente que hoy protesta y lucha, estaba en casa de sus papás, disfrutando del nido cómodo, muy calentitos frente al televisor…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: