Cultura a lo grande, en pequeño, y dinamización cultural

Ahora que estamos en crisis, vamos a contar verdades. Bromas aparte, me gustaría que hablemos de cultura, de la manera en que las instituciones utilizan esa palabra mágica como un cajón en que incluir propuestas de lo más variopintas.

Es muy frecuente que se utilice la cultura como una herramienta más del márketing político, gastando cantidades enormes en grandes infraestructuras sobredimensionadas. Lo mismo sucede con las actividades de ocio (conciertos, sobre todo) en los que dedican una cantidad enorme en traer un grupo o solista de cierto renombre, y se condena el resto del año a las actividades a la más grande de las tristezas y penurias.

Muchos ayuntamientos tienen la gran idea de incluir, en la misma concejalía o departamento, la cultura y los festejos. Un porcentaje muy grande se dedica a las fiestas que se encuentran en todo el calendario anual y la cultura se queda de hermana pobre.

Como dice el título, entiendo como “cultura a lo grande” en todas esas actuaciones, festejos, que se llevan casi todo el presupuesto.

Luego estaría la pequeña cultura, es decir, esas actividades formativas de cierta periodicidad, que abarcan un curso completo (de septiembre a junio) o duran un trimestre.

Mi propuesta, en estos tiempos difíciles, es lo que llamo “Dinamización cultural”, que consiste, primero en optimizar el gasto en centros culturales, que se reúnan en el mismo edificio servicios orientados a niños/as, personas jóvenes, adultos y mayores. Es el modelo que se ha llevado a cabo con éxito en Vitoria, la que fuera mi ciudad. Se comparten recursos y creo que, a la larga, se potencia la convivencia intergeneracional, algo que he echado de menos en muchos otros lugares donde la dispersión quita recursos y genera gastos e intolerancia entre los distintos grupos de edad.

Otro elemento de la dinamización cultural es llevar la cultura a lugares que ya existen, como bibliotecas, centros deportivos, comercios o la misma calle. También propongo de creación de actividades puntuales, de pocas horas, en las que las personas aprendan mucho en poco tiempo y desarrollen su talento y potencial. Es importante que se diluya la frontalidad, habitual en la “pequeña cultura”, en que un “profesor/a” enseña, propongo el autodescubrimiento, la coordinación invisible, el trabajo de crecimiento personal y desarrollo de la creatividad, la motivación y la convivencia en este tipo de propuestas.

Para terminar,  si se quiere ahorrar, propongo a las pequeñas instituciones que hagan convocatorias continuas, con un correo electrónico visible en la página web del ayuntamiento, a la que cualquiera pueda enviar sus propuestas sin tener que perder el tiempo. Creo que, mientras más propuestas musicales, teatrales, creativas, literarias, etc. reciba un ayuntamiento o institución, es más fácil que se puedan elegir a quienes tengan una buena relación calidad precio.

Si queréis contactar conmigo: navidad@juannavidad.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: