Nuevos ricos, nuevos pobres

Si hace años Nueva York fue la ciudad de los nuevos ricos, estos meses es increíble la cantidad de nuevos pobres que hay. Gente pidiendo para comer, personas durmiendo en cualquier esquina del metro, conocidos de unos y otros al borde del abismo, con problemas para pagar sus necesidades básicas. Y aquí, cuando te pasas unos días en el pago del alquiler te dejan en la calle al instante.

Lo mismo se puede decir del sistema sanitario que necesitaba una reforma y aún no se sabe si la que se ha emprendido supondrá un verdadero cambio. En Estados Unidos, si no tienes seguro, no mereces vivir. En las noticias han sacado a un pobre repartidor de pizza que ha sido atracado para robarle la bicicleta. De un golpe terrible con un bate de béisbol, lo han dejado al borde de la muerte. La preocupación de su mujer, también de menos de 30 años es cómo pagar la factura del hospital. Parece que algunos políticos se han puesto a mover los hilos para solventar esta doble tragedia, ya que, al ser víctima de una barbarie se le une inmediatamente la injusticia de quedarte sin servicios médicos si no tienes seguro o no puedes pagar, que es como otra pena de muerte añadida a la otra de la que son víctimas las personas que enferman e incluso, si tienes seguro, si enfermas demasiado en un corto espacio de tiempo.

Os regalo o bien os castigo con varias escenas de tristeza o de pobreza que he visto en lo que llevo de viaje y en algunos de los anteriores: un señor muy mayor, de más de setenta años, muy corpulento, hispano, que toma el autobús muy tarde para ir a trabajar, con un chandal de arriba que, con letras bien visible dice “seguridad”. Una señora de unos 55 años, bien vestida, me sorprende cuando voy a bajar al metro, me pide temblorosa, avergonzada, no sé, algo de dinero, para comer algo. No está acostumbrada a pedir y me señala un establecimiento de comida rápida situado a su espalda.  Un par de chicos de unos 11-12 años cantan y dan palmas mientras uno de ellos baila con cierta gracia en aquel vagón de metro y se llevan poco más de medio dólar por esos 5 o 6 minutos de sudores. Un señor muy mayor, que delira, masculla y no se entiende ni en qué lengua habla, pide dinero y la gente le da algo mientras otro, sentado, espatarrado más bien, se divierte con risa boba lanzándole moneditas para que el otro las recoja, frente a mí, casi arrastrándose por el suelo. Fulmino con mi mirada al malicioso imbécil.

Linda me contaba que hay mucha gente trabajando por los demás, como un señor afroamericano, que apenas  consiguió un dólar en todo un vagón lleno de gente y ofreció algo de comer a quien tuviera hambre y otro señor le pidió algo, recibió un sandwich, algún refresco. Antes de irse, aquel benefactor se dirigió al vagón recriminando a los ocupantes, casi todos afroamericanos también y añadiendo que muchas de las personas que él ayuda son de esa raza. Los he visto de todas las edades, cada día, cada vez son más los nuevos pobres, indicativo de que todo va a peor en esta ciudad, que a su vez puede ser un buen termómetro del mundo…

Anuncios

6 comentarios

  1. Juan,me emociona lo que dices, y uno se pregunta qué puede hacer, y a veces se le ocurre algo, y a veces no se le ocurre nada. Pero lo peor, creo que sería no verlo, es decir, pasar por al lado y no sentirlo, no darse cuenta, no lamentarlo, que además d etodo el sufrimiento fuesen “invisibles”.

  2. Es simplemente terrible formar parte de este sistema, pasar de largo, bajar los brazos, como decía Víctor Manuel. Creo que difundir lo que pasa, crear conciencia hace mucho. En un colegio en que hice una actividad por acá los chicos de 8-9 años hacían chistes y bromas sobre mendigos. Espero que ninguno de ellos acabe sus días en la calle…

  3. Juan, el cuarto jueves de cada noviembre es el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos. Ese día la generosidad se vuelca hacia los necesitados. Sin embargo, pasado ese día, muchos ni recuerdan. En Queens, NY, vecindario que creo conoces bien, hay un colombiano que le señala al mundo que todos los días deben ser de dar gracias. Jorge Muñoz, junto a su familia, se ha dedicado por varios años a alimentar a los desamparados y jornaleros pobres. Este año su labor fue reconocida por el Presidente Obama con la Medalla Presidencial al Ciudadano. Dentro de esa pobreza tan real y que describes con los ojos frescos de visitante, hay ángeles como Jorge que comparten lo poco que tienen con los que tienen nada, dando un ejemplo al hacer. Un abrazo, hermano.

  4. He oído hablar de Jorge Muñoz y su familia. Hacen una labor impresionante y me quito el sombrero ante ellos. Lo curioso es que el país más rico del mundo entienda como algo normal que la gente pase hambre, que tenga que arrastrarse para vivir, que se congelen de frío en invierno cada noche, es muy triste. Me alegra que haya personas que hacen tanto por los demás, pero es muy poca esa ayuda al mismo tiempo si sigue creciendo el número de personas que necesitan alimento y refugio.

  5. Jose Oquendo · · Responder

    Pareciera que aquí los gobiernos de turno se empeñan en “apantallar” allende los mares sin prestarle la atención merecida a “los de abajo”, como diría Mariano Azuela al referirse a las masas desprotegidas en su novela.

    Siento que es como si a medida que surgen luces indicadoras al final del túnel, la salida se alejara más y más.

    Juan, gracias por obligarme a pensar.

  6. Muchas gracias a ti, José, por tus reflexiones y aportaciones.

    Lo curioso es que podría haber esperanza, en Estados Unidos y en el resto del mundo, pero tendría que venir del mundo educativo y cultural y por desgracia a la gente que quiere hacer cosas en las escuelas y universidades les quitan las ganas y lo cultural está secuestrado y asfixiado con trabas y limitaciones.

    Y una democracia sin cultura, cualquier país de incultos es una dictadura de los poderosos… Un abrazo, JN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: