La Semana de Escritores Hispanos, HWW, un gran proyecto

Lucía Mayerson David, coordinadora de este proyecto

He dedicado una semana completa a una gran idea, que este año ha cumplido su decimoséptima edición. Se trata de la Hispanic Writers’ Week, la Semana de Escritores Hispanos en la ciudad de Boston. De lunes a viernes hemos dedicado 15 autores hispanos todo nuestro talento y nuestra ilusión  a impartir un taller a estudiantes hispanos o estudiantes de español que han aprendido algunos secretos de su lengua y también a conocerse, buscar su propia identidad y generar un mayor vínculo con sus raíces.

 Preparando la Semana de Escritores Hispanos, HWW en Boston

Todo empezó el domingo día 2 de mayo, cuando tuvo lugar la reunión preparatoria, en el campus de la UMass, la Universidad de Massachussetts. Estábamos todos los escritores/as, muchos de los docentes y el equipo de la organización. Se nos dieron unas pautas para que realizáramos los talleres y la selección de un modo coordinado, de acuerdo a unos mismos criterios. Allí conocí a Jackie y Nina, las dos profesoras que junto a Mr Kim, se han ocupado de que todo saliera a pedir de boca.

 Con Ren'e Rodr'iguez Soriano y Karla Coreas, en la puerta del centro escolar Lilla G. Frederick

El lunes comenzó la semana. Mi centro es el Lilla G.Frederick, un centro de enseñanzas medias que debe su nombre a una activista que desarrolló su labor en el barrio y que diseñó y propuso la creación de  este colegio, de acuerdo a unos estándares de calidad y creatividad muy altos. Es uno de los centros pilotos de la ciudad. He tenido dos grupos, en total, había escolares desde los 12 a los 17 años de República Dominicana, Puerto Rico y Honduras, principalmente. Me gustó que la directora se pasase cada día, casi siempre varias veces, a ver cómo desarrollábamos el taller, con mucha ilusión y curiosidad, una muestra del interés que para el centro ha tenido este evento, en el que los estudiantes dan un tirón existencial y creativo importante.

Con Ren'e Rodr'iguez Soriano leyendo sus poemas en la HWW

En este taller hemos reído mucho, hemos llorado, hemos crecido, aprendido, viajado mucho, reflexionado sobre el amor y la falta de él, la soledad, la distancia y la añoranza, las personas y los lugares queridos, la solidaridad y la amistad, el beso y el silencio, lo importante que es decir lo que sentimos, lo esencial de no dejar de crecer, siempre con los demás.

Cantando con Livio  Mi lectura en la biblioteca

Por las tardes, en una biblioteca pública, han tenido lugar lecturas de varias decenas de escritores, no sólo quienes impartimos los talleres, sino también otros autores locales. Ha habido música, comida muy sabrosa de varios países, venta de libros, muy buenos momentos, contacto entre muchas personas, ideas que algún día serán nuevos proyectos y muchas colaboraciones.

El viernes celebramos un Poet's Caf'e en el aula, con los dos grupos del taller literario   Aula ambientada para el recital

El viernes prepararon en el aula en el que he impartido el taller un Poet’s Café, una actividad diferente, mágica, se vistió el aula, literalmente, se iluminó convenientemente y consiguieron crear un ambiente maravilloso para leer y también para escribir, ya que, mientras unos/as leían, otros compañeros escribían textos para leerlos a continuación. Cantamos también entre todos/as un par de mis letras: una a ritmo de rap y la otra, una balada sobre el final del amor…

La noche del viernes los actos se transladaron al Campus de la UMass, la Universidad de Massachssetts, donde hubo una fiesta final llena de sorpresas.

Algunos de los escritores/as y organizadores

La semana acabó el sábado, con la celebración de la lectura de los textos de los alumnos de los talleres literarios. En mi centro seleccionamos cinco textos que fueron escritos y leídos por 13 chicos y chicas, ya que había varias obras colectivas.

Presentando a los estudiantes de mi taller el s'abado

Mis alumnos del taller me pidieron que les confirmara que el año que viene vuelvo a Boston. Les dije que no depende de mí, que me encantaría que me volvieran a invitar en el futuro. A mí me han dejado una huella imborrable los escolares, me han parecido extraordinarios/as y me gustaría que no dejasen de escribir, cada cual en su estilo, sus historias, versos, sueños y, sobre todo, poner en el papel su idea del mundo, para cumplir cada proyecto, cada pequeña locura. Esa es la esencia de la poesía, los sueños se pueden tocar. Los hemos acariciado estos días en Boston, una semana que llovía, hacía calor, fresco o aire, pero hervía el alma de 500 escolares, de muchos escritores/as y amantes de la palabra que hemos disfrutado cada minuto. Gracias por este regalo tan maravilloso…

Anuncios

Un comentario

  1. […] mi taller literario en el Lilla G. Frederick, un centro piloto de enseñanzas medias de Boston. La Semana de Escritores Hispanos fue todo un éxito, con talleres 15 centros escolare, para alrededor de 500 […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: