Hablar y escribir mucho tiene ventajas

Quienes me conocéis, sabéis que tengo por costumbre compartir todos mis conocimientos, ideas y descubrimientos. Lo hago con la gente que me rodea y también por internet.

Como contraste, a lo largo de mi vida me ha pasado que algunas de mis parejas con frecuencia me decían que yo hablaba demasiado, o que sacaba temas que no venían a cuento, a veces a extraños que no parecían tener interés en lo que yo les contaba. Pero luego surgían en esas conversaciones oportunidades, contactos y nuevos caminos laborales o creativos que celebrábamos como logros positivos. Creo que lo mismo me sucede con los contenidos que pongo en mis sitios de internet.

Llevo con juannavidad.com desde primeros de 2002 . Desde entonces ha tenido una gran progresión y ha mostrado más de 2 millones de páginas. En 2009 serán más de 600.000 . Si le sumamos mis otros dos sitios, lacasadeltrueque.es o el fósil bejarcultural.com son en torno al millón de páginas mostradas al año. Lo bueno de todo este volumen de tráfico es que, en definitiva, me permite trabajar en lo que me gusta.

Mi sistema está estructurado para tener muchos ámbitos de trabajo distintos que me generan ese tráfico. ¿Cómo funciona? es sencillo: primero, pienso cosas que me gustaría hacer. Desarrollo esos productos, servicios, cursos. Luego, miro en internet cómo se encuentran posicionadas esas palabras en el google, que es quien me lleva más de la mitad de mi tráfico. Creo un artículo o contenido relacionado y pocos meses después, no tardo en ocupar los primeros puestos. El buscado me puntúa bien todo lo que hago, premia mi labor incansable y continua. Al fin y al cabo, en ese dominio hay más de 500 páginas alojadas y en este blog llevo más de 200 temas en menos de dos años, últimamente cerca de 20 al mes.

Al final del año, cuando analizo las estadísticas, descubro que hasta el 30 de noviembre quienes llegan a mi sitio han utilizado casi 90.000 términos de búsqueda diferentes, es decir, combinaciones de palabras en la casilla de búsqueda que les conduce a mi sitio. Muchos de esos contenidos acaban produciendo que algunos usuarios/as terminen interesándose por mis productos y servicios. En vez de poner publicidad en mis sitios, lo que yo hago es generar autopublicidad.

En conclusión, igual que en el día a día de mi empresa, me interesa seguir hablando demasiado, en internet, mis sitios siguen la misma regla, incorporo muchos contenidos siempre que puedo, para que los buscadores sigan enviándome más y más personas inquietas, curiosas. Me da pena porque todo esto les quita razón a lo que decían algunas de mis ex-parejas que seguían pensando lo mismo tras meses o años de convivencia. A veces tengo la sensación de que nos ven la valía y las cualidades las personas que tenemos lejos y no se enteran ni entienden lo que hacemos quienes deberían apoyarnos más. Por suerte, el mundo es muy grande y no siempre he sido ni soy tan incomprendido :). Para ello, busca siempre gente afín, la que sabe quererte tal y como eres, de verdad…

Anuncios

4 comentarios

  1. José Oquendo · · Responder

    Compartir con el mundo las vivencias que tus ex-parejas decían “no venían a cuento” y celebrarlas como logros que te permiten trabajar en lo tuyo, es señal del éxito de tu ser y circunstancia.

    Juan, sigue “hablando demasiado”, que si tus exs te hubieran entendido, todavía estuvieran contigo.

    En la distancia un abrazo…

    José O.

  2. Estimado José,

    Te doy la razón porque es cierto que muchas veces tenemos a nuestro alrededor a personas que no saben comprendernos y, en el caso de las parejas duele más porque imaginamos que el estar codo a codo se merece más por su parte.

    Pero con la sinceridad que da la amistad, déjame que te corrija 😛 : prefiero que aquellas que no supieron comprenderme ni apoyarme no formen en parte de mi vida. Pero además, si siguiera con cualquier de ellas, me habría perdido muchos momentos grandes de la vida que he disfrutado después y quizás tú y yo no no nos hubiéramos encontrado en la ciudad de los rascacielos, a la que yo, cariñosamente, llamo “la ciudad de mis amigos/as”… 🙂

    Un abrazo siempre navideño,
    J.N.

  3. He notado que hablar mucho hace que la gente te apoye y perdona tus errores porque prefieren un buen platicador que una persona seria, honesta y sincera, pasa lo mismo con los ricos ya que la gente es condescendientes con ellos solo por que tienen dinero o una jerarquía alta.
    Conclucion: Lamentablemente las personas con poder, dinero o que sean platicadoras son mas aceptados por la sociedad que un pobre o tímido.

    1. Estimado Juan Carlos,
      muchas gracias por participar con tu comentario. Es cierto que hablar bien es una herramienta de poder. Por eso es muy importante educar a todos los niños y niñas para que tengan habilidades de comunicación y les ayude a decir “NO” cuando es preciso, tener su propio criterio y también a convencer y conseguir sus propósitos.

      En lo único que no estoy de acuerdo de tu comentario es cuando dejas entrever que si hablas mucho es porque eres una persona charlatana y sin sinceridad ni honestidad. Pienso que no es cierto y hay muchas personas que en sus silencios mienten más que los que hablan. Yo creo que mentir y hablar son dos temas que no son correlativos porque nos encontramos muchos casos de todo tipo y casi cada persona es distinta.

      Saludos afectuosos, JN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: