El bar la Herradura y el turismo de calidad

Me váis de decir que saco un tema peculiar, pero me apetecía tratar este asunto porque he estado pensando sobre ello las últimas semanas, aprovechando mis viajes.

Mi familia se hizo cargo de un bar hace muchos años, en Lemona, un pueblo de Vizcaya.  El nombre entonces era Bar La Herradura, ahora es un restaurante. Se trataba de un establecimiento pequeño, con una zona de barra -en forma de herradura- y, dentro, a cocina y un comedor para unas 25-30 personas.

A la derecha de la foto, el Bar La Herradura, en Lemona

En esta foto del año pasado se ve cómo es el barrio sencillo en que está ubicado el negocio. Entonces era uno más de los decenas de establecimientos del pueblo, de en torno a 3000 habitantes. Este bar lo había gestionado antes mi hermano el mayor, pero al cambiar de ocupación, mi madre pensó que nos podíamos hacer cargo de él. Mi madre estaba omnipresente casi todo el día y en la barra lo llevaban principalmente mi hermano Ander y Rosi y yo me ocupaba de cerrarlo cada noche, tras llegar del instituto -a veces a las tantas- y los fines de semana lo hacíamos a turnos, y esos días festivos también ayudaba mi hermano Rober.

Os cuento todo esto porque me sirve de metáfora para referirme a lo que se suele conocer eufemísticamente como “turismo de calidad”. No es otra cosa que un negocio enfocado a una clientela con cierto poder adquisitivo, por ejemplo, en turismo rural, alojamientos en general o restaurantes. Parece que todo el mundo quiere hacerse con ese público que no abunda tanto, pero que es más apetecible. Incluso se suele bromear e incluso referirse despectivamente al turista rural de apartamentos que va a pasar los días y se lleva la compra de casa, como algo lleno de vulgaridad.

En nuestro bar teníamos las puertas abiertas. Por la mañana, a las 9 en punto dábamos  los primeros desayunos a un grupo de trabajadores fijo y otros ocasionales. Luego llegaba la gente que tomaba el café con su pieza de bollería. Avanzaba la mañana y, como es típico, llegaba la gente a tomar su vino, moscatel o vermouth antes de comer. También dábamos comidas a muchos trabajadores, pero también habían comido personas de profesiones liberales, como médico, que se quedaban encantados. Después llegaba la hora de los cafés, muchos de ellos completos, es decir, con café, copa y puro. Por la tarde la gente se tomaba sus cañas, con los pinchos de mi madre. A esa hora el comedor se llenaba entonces de gente que echaba la partida. Por la noche también dábamos cenas. Y después poníamos una película de vídeo (a veces dos). La gente tomaba cubatas o el café de después de cenar.

Los fines de semana Rober vendía muchísimas chucerías a los peques del barrio, que no querían en otros bares. Y en verano también se hacía cargo de los helados. Muchas mañanas de sábado o domingo hacíamos patatas bravas gratis con la consumición, muchos jóvenes venían a tomarse el porrón de cerveza y los días de partido de fútbol (del Lemona CD) o en fiestas, el bar se abarrotaba…

En resumen, nuestro negocio no estaba enfocado sólo a un tipo de público, sino a todos en general. De esta manera no nos pillamos los dedos. Ese modelo es el que tengo hoy con mi empresa, Dinamización de ideas, donde expongo mis productos y servicios y mis potenciales clientes eligen y contactan conmigo. No sé si servirá a otras personas, empresas o proyectos, pero para mí aquellos años de trabajo duro e ilusionante me enseñaron muchas cosas…

Anuncios

3 comentarios

  1. que bien explicado lo duro que es tener un bar…
    que dura es la vida del hostelero…

  2. Es verdad, muy esclavo, son muchas horas, mucha gente y a veces pocas satisfacciones. Lo bueno, lo que se aprende de psicología y trato con la gente y, como cuento en el tema del blog, en este caso, ideas sobre cómo gestionar el negocio propio…

    Saludines,
    Juan Navidad

  3. […] mi blog dediqué unas palabras a hablar de los tres años que gestionamos como negocio familiar el Bar La Herradura en mi pueblo natal, Lemona. Fue todo un ejemplo  de diversificación, fidelización, trato al […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: