Reflexiones sobre Nueva York

Van pasando los días, deslizándose como un obús sobre un lecho de mantequilla. Estados Unidos es un lugar donde todo es grande, los vehículos a motor, las casas, los precios de las cosas -aunque algunos sorprenden por todo lo contrario- los envases de los productos…

Pero si he aprendido algo de esta zona del mundo es que su dinamismo merece la pena. Se puede encontrar muchas personas abiertas, sin juicios previos, grandes personas curiosas, generosas, con ganas de hacer cosas. Incluso aquí he encontrado  exiliados culturales de mi provincia que tenían mucha queja por el provincianismo ibérico. Pero el mundo es tan grande que no vale la pena quejarse. Siempre nos quedará internet, la manera nueva y rápida en que los proyectos avanzan y alguien que está lejos demuestra cercanía y tarde o temprano estamos en otro lugar, disfrutando y promoviendo propuestas imposibles en nuestro entorno.En un paseo junto al r'io Hudson, orilla de New Jersey

Nos queda mucho por aprender, mucho por conseguir, mucho por gritar, por sonreír. Me han abierto la puerta de sus casas, personas de muchísima valía y calidad, me han tratado tan bien que, aunque pise esta tierra decenas de veces, siempre recordaré estos días. Y me gustará  recordar estos días como aquellos en los que aceptaron como soy, confiaron en mí, me dieron todo su cariño y yo espero haber correspondido dignamente con honradez, mucho trabajo e ilusión. La habitación verde de Villa Paquita, mi casa, será vuestra  casa, cuando queráis…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: