La vida es un libro de cuentos

Últimamente no dejo de conocer escritos en papel, en publicaciones o en la red que reconocen la validez y las posibilidades de la narración como forma de describir y transformar la realidad. Y, como dice el título de este tema, yo añadiría a esa nueva forma de plantearse las cosas, que nuestras vidas no son sino un libro de cuentos, a veces convencionales, otras veces cargados de misterio, o de magia o de sorpresa. Si alguien estuviera escribiendo el libro de mi vida estoy seguro que no soy yo, porque es persona que lo lee y se sorprende con todas estas novedades que muchas veces no me atrevería ni siquiera a imaginar.

Haciendo un recorrido por esas páginas, se me ocurren decenas de posibles relatos, algunos con final feliz, otras veces con puntos suspensivos y en otras ocasiones, con tristeza sobrecogedora como punto final.

->Una historia podría comenzar en una familia numerosa, cuando nace el octavo hijo con tanta suerte que el mismo día su hermana mayor hace los años y esa casualidad hace que se ocupe de él como si fuera su muñeco y lo educa, motiva y estimula para ser una persona curiosa, ávida de conocimiento y creativa.

->También podría ser un cuento ese momento de la vida en que el protagonista desea estudiar tras terminar la educación obligatoria y para ello comienza a trabajar con su padre y uno de sus hermanos cortando pinos en el monte (esta historia tiene menos glamour y más resina).

->Se podría también escribir de modo épico esos años en que decide, tras el trabajo, practicar su deporte favorito, el atletismo, corriendo por las noches entre el humo denso de la cercana fábrica de cementos. Un equipo de atletismo de un pueblo vecino le abre las puertas y durante año y medio mejora mucho sus resultados en las competiciones y gana incluso algún trofeo en carreras populares.

->El amor produce grandes historias de todo tipo. En una de ellas, juvenil, él pide a una chica que le gusta que por qué no quedan un día para quedar. Comienza una relación curiosa porque ella no quiere que nadie los vea juntos. Un día él se encuentra con su hermana que le pregunta si ya conoce su nuevo novio (sería un cuento sobre el amor absurdo).

->Otra historia romántica comenzaría un día que una posible futura pareja va a hacer un recorrido turístico y, a la vuelta, ya es de noche, quedan pocos kilómetros para que él deje a la chica en su casa. Decide pedirle consejo. Le dice a la chica que no sabe cómo decirle a otra chica que le gusta. Ella se pone enferma con la situación, echando humo, sigue en silencio. Tras ese impás terrible, él le desvela que ella es la chica. Aquella noche es larga, eterna, y el coche se empaña de tanto amor.

->Saltamos unos años en la vida de este protagonista que ha conocido a otra chica. Coinciden en un almacén y se ponen a ordenar los libros que hay y a mirar y deslumbrarse con Gaudí o a descubrir libros que son encuadernaciones de diarios antiguos. No tarda en llegar la cercanía y antes que el primer beso llega un abrazo intenso, y una frase: “no nos vamos a hacer daño”. Pero qué difícil es cumplir algunas promesas.

La vida puede ser eso, un mosaico repleto de momentos, narrados como si se los estuviésemos contando a alguien. Quién sabe, puede que alguien esté contando en este preciso momento que estoy en mi casa, es casi medianoche y termino una divagación sobre la vida y sus cuentos… Sería curioso, ¿verdad? 🙂

Enlace patrocinado: aumentar pagerank
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: