Los cuentos como herramienta múltiple

Una de las razones por las que este blog se llama “Como te cuento” es porque recibo cada mes varios correos de personas que desean ampliar sus conocimientos sobre cómo contar cuentos o también sobre el mundo de los monólogos. Se trata de dos mundos en auge. El primero porque cada vez existe más conciencia sobre el valor de la narración oral en gran cantidad de ámbitos de nuestras vidas y en el caso de los monólogos, porque hay muchas personas a las que les encantaría poder crear sus propios textos y aprender las técnicas que les permitan contarlos. Esa es la razón por la que creé este blog: tener un lugar de encuentro, intercambio donde poder incorporar juegos y dinámicas con las que aumentar nuestros conocimientos.

Los cuentos que yo utilizo para contar los selecciono cuidadosamente. De entre decenas de libros, elijo aquellos que transmiten valores éticos. ¿Y qué pensáis que hago con los que no sirven? Son ejemplos ideales para los cursos de formación que imparto. Por desgraci abundan los cuentos en los que se narran historias que tienen algunos o todos los elementos que deberíamos evitar al escribir o contar un cuento:
-violencia gratuita
-discriminación
-sexismo
-maltrato a las personas o animales
-ideas no éticas: chantaje, mentira, engaño…
-desprecio a las personas mayores
-estereotipos negativos de grupos sociales
-intolerancia
-y un larguísmo etcétera…

Además de ser historias dirigidas a grupos de edad de niños y niñas hasta 6-7 años, creo que el cuento puede ser también una herramienta de trabajo para esos chicos y chicas de 8 años en adelante a quienes no se suele programar activdades en las bibliotecas. Son los “grandes olvidados”. Para ellos diseñé “Todos los cuentos no son iguales” que, a través de juegos, dinámicas y proyecciones de historias, suponen una reflexión sobre la comunicación, sobre los valores, la interacción entre las personas y sobre la necesidad de tener un pensamiento crítico propio que nos salve de la avalancha de información y propaganda que nos ataca a diario. Esta propuesta la desarrollo en Secundaria e incluso en Bachillerato y mediante adaptaciones sucesivas también la llevo a Centros de la Mujer, Clubes de lectura, Asociaciones de padres y madres, etc. Conseguimos así que la gente escriba, cuente, observe, juzgue, debata y valore historias, de un modo atractivo y dinámico. Es otra manera de animar a la lectura.

Por cierto, escribo desde Tenerife donde, por las mañanas tengo cinco actividades similares con chicos/as de secundaria bajo el nombre “Cuentos para la igualdad”. Duran unos 120 minutos y me las ha solicitado el PIALTE (Plan Insular de Animación a la Lectura y Técnicas de Estudio) del Cabildo Insular. Si deseas más información, escríbeme a navidad@juannavidad.com o visita el sitio de mi empresa en www.dinamizaciondeideas.com

Enlaces patrocinados: apartamento san antoniobackupcomprar naranjas de valenciadecoracion de bañoshinchablesposicionamiento googletarot
Anuncios

2 comentarios

  1. me encantan los cuentos, sobre todo cuando era pequeño, se aprende mucho de ellos. recetas canarias

  2. Por cierto, a propósito de tu blog, me encantan los cuentos donde se expresa nuestro respeto y cariño hacia los animales y mascotas 🙂 ¡feliz año nuevo!

    Un abrazo,
    Juan Navidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: